Ir al contenido principal

Bodas Diy: parte I

El que avisa no es traidor.....Ya os había dicho que me encantan las bodas. Me chiflan los decorados bodiles, me quedo anonadada viendo álbumes de fotos, sean de quien sean, y me chiflan los vestidos de novia ¡¡¡vamos!!! que si por mi fuera, volvería a casarme mañana mismo.....

Hoy concretamente os voy a hablar de mi boda y de como surgió la idea de hacer nuestras propias invitaciones.

Os cuento: la ceremonia que queríamos hacer iba a ser muy íntima, así que la idea de las invitaciones que teníamos era clara: nos apetecía algo sencillo, familiar, coqueto, sin ñoñerías y con una presentación original. Y todo esto, sin que a cambio, nos pidieran un ojo de la cara.  Y claro, con todas estas exigencias, no dábamos con lo que buscábamos...estaréis pensando "¡¡¡¡Normal!!!!" ....pero entenderme; en principio, una intenta que todo salga a las mil maravillas y para eso, poco me faltó para ir a Lourdes y poner dos velas.

Las que os hayáis casado sabéis lo costoso que sale una boda, y no hablamos de dinero, sino de cada una de las decisiones que se han de tomar para que tu día sea perfecto...Para las que aún no hayáis pasado por el altar, no os voy a desanimar....de hecho este post es para dar ideas por si andáis un poco perdidas con las invitaciones.

Así que como no las encontrábamos de nuestro gusto y el tiempo pasaba sin que nos decidiésemos por ninguna, después de mucho hablarlo con mi pareja, se nos ocurrió la idea de hacerlas nosotros mismos. Para eso, existían dos opciones:

  1. Diseñar las invitaciones, imprimirlas y meterlas en un sobre bonito ó
  2. liarnos la manta a la cabeza y hacerlo tooodoooo a mano...........pues si, señores, habitualmente me complico la vida con cosas absurdas y esta vez, no iba a ser menos.

Así que lo que vino a continuación fueron meses de trabajo donde no nos vamos a engañar.....algún día se me pasó por la cabeza eso de "¿¿¿Quién coño me mandaría a mí meterme en este lío???"

Pero chicas, he de confesar que el resultado final me llenó de orgullo y satisfacción...je je je y no sólo a mi, muchos de los invitados nos felicitaron por esta idea....Claro, que para gustos hay colores...

Esta idea puede serviros de orientación; para ello, nosotros hemos utilizado los materiales que se detallan a continuación: 
  • tijeras normales
  • tijeras de scrapbooking
  • cartulina negra
  • cartulina blanca
  • papel pintado
  • pegamento
  • pilot negro
  • lazo de organza plata
  • bolígrafo plata


Os presento mi lugar de trabajo: éste escritorio es donde paso la mayor parte del tiempo cuando me dedico a hacer manualidades y donde se gestó toda esta locura. 

Primero os enseño las fotos y a continuación, os detallo la elaboración de las invitaciones.






























Ahora os cuento cómo se ha hecho el montaje: 
  • Primero hice la invitación propiamente dicha con cartulina negra de base y la cartulina blanca encima dejando un margen de un centímetro aproximadamente. Ésta última es la que tiene la forma irregular como vais a ver en la foto.

  • Luego se escribe el texto.


  • Después se hace el sobre con el papel pintado (algún día os enseñaré los múltiples usos que puede tener). En Internet tenéis muchos patrones para hacer sobres de papel. A mi me gustó éste sobre cuadrado.


  • Los corazones que adornan el exterior me parecieron el completento dulce y romántico de la invitación. Nosotros optamos por nuestras iniciales y la fecha de la boda.


  • Finalmente hay que ensartar los corazones en el lazo (de manera que quede visible la escritura) y se cierra el sobre con una lazada.

Y ya tenéis una invitación personalizada, hecha con nuestras propias manitas, y sobre todo original.



Contadme....¿Qué os ha parecido?¿Haríais algo similar?


¡Hasta la próxima y feliz semana santa!




Comentarios

Entradas populares de este blog

Diy: como reciclar pulseras y hacer un atrapasueños con ellas

A veces no sabemos qué vamos a hacer con tanta bisutería que ya no nos ponemos. La tenemos guardada por si acaso, pero también sabemos que ese "por si acaso" nunca va a existir. Esto es lo que me pasaba a mi con la media docena de pulseras rígidas que tenía guardaditas en el último cajón del armario. 
Así que se me ocurrió reciclarlas y convertirlas en bonitos colgantes de atrapasueños .


Os cuento qué necesitamos para este diy tan sencillo: Una pulsera por cada colgantecinta de polipielsilicona calientehilo de algodóncinta de piel rústicaun par de anillascadena dorada envejecida o cinta para colgar¿Cómo hacemos la transformación?
Cogemos la pulsera y vamos enroscando la cinta a la vez que la vamos tensando y aplicando silicona sobre la misma. Lo vemos en las siguientes fotos. 




Cortamos el sobrante si lo vamos a necesitar. Y el resultado es el siguiente.

Fácil ¿no? 
Ahora, con el hilo de algodón hacemos un nudo simple

Es el momento de prestar un poco de atención, pero ya veréis que se…

Diy: como hacer la puerta de Ratoncito Pérez

Muchas de las manualidades que hago son creadas para adultos, pero eso no significa que de vez en cuando pensemos en los peques más peques de casa, concretamente si les están cayendo los dientes.
Hoy os presento la forma de hacer una puerta de Ratoncito Pérez taaan taaan fácil que antes de acabar de leer este post, estaréis haciendo una igual. Prometido. La podéis hacer vosotros mismos y en un par de horas la tendréis lista para que el señor Pérez pase por vuestro hogar. 😀🐭



una bandeja de fruta o de verduraslápiz y gomacolores acrílicoscútercartulina del color que queráisgoma eva de color verde, marrón y rosarotuladorespistola de siliconapalitos de brochetaun par de muelles de bisuteríaun charm de color cobre
Empezamos dibujando la puerta en la lámina de porexpán. Aquí cada uno que dibuje lo que más le guste; yo escogí una puerta envejecida de madera y piedra. 


A continuación cortamos con el cúter el contorno.


Tras recortar, pintamos. Primero le di una capa de color básico y tras eso…

Diy: customizar un vaquero con parches

¿Te acuerdas cuando se llevaban los parches allá por los años 90? ¿Ese estilo "grunge" donde las aplicaciones sobre la ropa eran las protagonistas de la época? ¿Ese "más es más"? Sí, queridos amigos, ha llovido mucho desde entonces, pero como todo en la moda vuelve, los parches se han recuperado para quedarse.  Eso sí, vuelven en una versión más depurada. 
Ya sabéis que a mi me gustan las prendas diferenciadas y al aplicarles parches tenemos la oportunidad de transformar una prenda básica en otra distinta. Podemos encontrarlos para todos los gustos, tamaños y motivos, y son fácilmente adaptables a cualquier estilo que llevemos. Además tenemos la suerte que podemos encontrarlos en la versión "Do it yourself" para poder personalizar nuestra propia ropa. Así que no lo dudéis más y pongámonos manos a la obra.
Hoy os enseño cómo embellecer un vaquero con parches. 


Vamos a necesitar básicamente un vaquero, varios parches y aguja e hilo. 

Antes de contaros cómo…